jueves, 13 de abril de 2017

Enver Hoxha: EL MARXISMO-LENINISMO ENSEÑA QUE EL PUEBLO ES EL CREADOR DE LA HISTORIA

  
CAMPAÑA CONTRA EL VIEJO Y EL NUEVO REVISIONISMO:

ALBANIA (II)

Tras el XX Congreso (1956), el PCUS trató de imponer su programa contrarrevolucionario como línea general del Movimiento Comunista, proponiendo entre otras cosas que la paz estaba por encima de la lucha de clases y dejando el problema en manos de la «sensatez» de un par de dirigentes mundiales (ruso y yanqui). Opuso la lucha conjunta entre el campo socialista y el movimiento de liberación nacional a la lucha por la paz; sostenía la camarilla revisionista soviética que para evitar una guerra nuclear era preciso abandonar la revolución. En cuanto a la lucha de clases en los países socialistas también aplicó su «coexistencia pacífica» con la burguesía bajo la máscara de «Estado de todo el pueblo».



En el XI Congreso del Partido Comunista de China (1977), tras la muerte del presidente Mao y el golpe de Estado contrarrevolucionario, los revisionistas chinos en el Poder volvieron a levantar la tesis de la extinción de la lucha de clases en el socialismo:



“Después de eliminados los explotadores como clase, la lucha de clases ha dejado de ser la contradicción principal. Debido a los factores internos del país y a la influencia internacional, esta lucha subsistirá por largo tiempo dentro de determinados límites,...” (Resoluciones sobre algunos problemas en la historia de nuestro Partido después de la fundación de la República Popular China. Aprobada por la VI Sesión Plenaria del XI Comité Central del Partido Comunista de China)



Hoxha, a partir de 1978, va a sostener que en la “monolítica” y “armoniosa” sociedad albanesa se ha cortado el camino a la restauración capitalista por vía administrativa, la lucha de clases ha pasado a un segundo o tercer lugar:



“La República Popular Socialista de Albania y nuestra sociedad socialista difieren radicalmente de los Estados y las sociedades capitalistas-revisionistas de los diversos países del mundo. ¿En qué consiste esta diferencia? En primer lugar, en la base económica, en la estructura de la sociedad y en la superestructura que refleja esta base. La base y la superestructura en las sociedades capitalistas y revisionistas tienen una estructura interna antagónica, mientras en nuestra sociedad socialista están exentas de los antagonismos de clase y, como tales se perfeccionan mutuamente”. (E, Hoxha. La Democracia Proletaria es la Democracia Verdadera. Discurso pronunciado en la reunión del Consejo General del Frente patriótico de Albania. Casa Editora “8 Nëntori”. Tirana 1978)



“En la República Popular Socialista de Albania no sólo se le ha cortado el camino, por ley, a las tendencias revisionistas, sino que se realiza un gran trabajo de educación...” (Ibid.)



En la defensa de la variante albanesa del “Estado de todo el pueblo”, el Partido del Trabajo de Albania (PTA) llegó al extremo de la mofa, y así en el “Teoría y Practica” nº 2 de junio de 1983 se ¿informaba? De lo siguiente:



“El 24 de abril tuvieron lugar en Albania las elecciones para los Consejos Populares de distritos, ciudades, barrios y pueblos, así como las elecciones de jueces y jueces asesores populares. En las elecciones participaron 1.653.838 electores, es decir, el cien por cien del electorado albanés, de los cuales el 99,99 por ciento votaron por el Frente Democrático.

El comunicado del Presidium de la Asamblea Popular de la República Popular Socialista de Albania subraya el éxito de estas elecciones y maniefiesta que `es una excelente expresión de la unidad de acero del pueblo con el Partido, dirigido por el camarada Enver Hoxha´.”



Volviendo al XX Congreso, solamente Thorez (que hizo suyas las posiciones del XX Congreso) y el Presidente Mao defendieron el legado de Stalin, reflejando las transcripciones del Congreso que fueron aplaudidos por gran parte de los delegados soviéticos cuando lo mencionaron, asumiendo el PTA las tesis del XX Congreso. Hoy reproducimos un documento de Enver Hoxha fechado el 14 de abril de 1956. También presentamos, entre otros documentos, las transcripciones (en inglés) de las reuniones entre el PCUS y el PTA hasta la ruptura del PTA con las tesis revisionistas del XX Congreso en 1960.





EL MARXISMO-LENINISMO ENSEÑA QUE EL PUEBLO ES EL CREADOR DE LA HISTORIA*

Enver Hoxha

(Publicado en Zëri i Popullit, 14 de abril de 1956)



El Vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, titulado, haciendo balance de las victorias del socialismo en la Unión Soviética y a escala mundial, y del informe sobre las nuevas fuerzas en el desarrollo de la actual situación internacional, tomó importantes decisiones para el futuro del socialismo y el destino de la humanidad. Se discutieron temas clave sobre la coexistencia pacífica de los dos sistemas, la posibilidad de detener La guerra en el tiempo presente y las formas de transición al socialismo en varios países que fueron analizados con el espíritu del marxismo creador y que han abierto grandes perspectivas para el futuro. De hecho, ¿hay algo más grande que liberar de la conciencia de los hombres el temor a una nueva guerra demostrando que existen posibilidades para detener las guerras y las formas de lograr este objetivo?



El Vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética ha dado una respuesta correcta a muchas otras cuestiones sobre la victoria del socialismo y el comunismo. En el análisis en profundidad de las experiencias históricas y del desarrollo de la dictadura del Proletariado, así como una firme crítica al culto a la personalidad y los daños derivados de ella y de la violación de los principios leninistas sobre el partido, ha demostrado la vitalidad y la fuerza del marxismo creador que ha inspirado todos los trabajos del Vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética.



La cuestión del papel decisivo del Pueblo como creador de la historia y la condena del culto a la personalidad tiene gran Importancia teórica y práctica, tanto para la Unión Soviética como para todos los países democráticos que construyen el socialismo, el movimiento obrero y para toda el movimiento y partidos comunistas del mundo.



El marxismo-leninismo, a través del descubrimiento de las leyes del desarrollo científico, argumenta que las personas que son los fabricantes de los bienes materiales son también las creadoras de los valores espirituales, y esta es una fuerza motriz crucial de los cambios radicales en la sociedad. El desarrollo de la historia de la humanidad demuestra esto claramente. Por lo tanto, el establecimiento del papel de individuos prominentes por encima de las masas es ajeno al marxismo-leninismo porque es contrario a la vida misma, reduce el papel del Partido y de las masas, y crea condiciones para graves errores que dañan al Partido y a las masas.



El Partido Comunista de la Unión Soviética condenó acertadamente el culto a la personalidad creado por J.V. Stalin en los últimos años de su vida que causó tales daños a la Unión Soviética. J.V. Stalin jugó un papel crucial, al igual que su amigo cercano V.I. Lenin, en la preparación y en la victoria de la Revolución Socialista y en los años posteriores a la muerte de éste, junto con los demás miembros del Comité Central, el leninismo fue defendido y las brillantes victorias alcanzadas por la Unión Soviética.



El marxismo-leninismo no niega el papel de los individuos en la historia siempre y cuando comprendan las necesidades de la sociedad y sus actividades faciliten la solución de los problemas para el progreso de ésta. Pero cuando individuos destacados se ponen a sí mismos por encima de las masas y empiezan a separarse de ellas, crean las condiciones para errores graves que dañan a las masas.



Debe decirse que JV Stalin después de que el Partido Comunista de la Unión Soviética y el pueblo soviético alcanzara grandes victorias, lo que llevó al triunfo del socialismo, comenzó a ponerse por encima del Partido y el pueblo, el separarse de las masas fue un error que fue costoso para el pueblo soviético y para la cuestión del socialismo.



De la condena que el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética hizo al culto de la personalidad así como, la libre y valiente crítica que hizo de sus daños, el Partido Comunista Comunista de la Unión Soviética y todos los partidos comunistas y obreros de todos los países extraen conclusiones de gran importancia práctica.



Todo el Partido ha aprobado las decisiones del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética como muy justas e importantes tanto para el desarrollo de la Unión Soviética hacia el comunismo como para la victoria del socialismo en los países de democracia popular y en otros países. Así como para el destino de la humanidad. Para nuestro Partido y nuestro país, estas son una gran ayuda.



Un Pleno del Comité Central de nuestro Partido de julio de 1954 analizó el tema de la lucha contra el culto a la personalidad que dañó al Partido, porque esto debilita la confianza de las masas, en sus fuerzas creadoras, reduce el papel del Partido y el liderazgo del Comité Central. El Comité Central y todo el Partido debe hacer aún más en la práctica para fortalecer el liderazgo colegiado. El desarrollo del culto a la personalidad tiene profundas raíces en nuestro país y existen varios factores que lo alimentan como la existencia de una gran cantidad de residuos del feudalismo y del patriarcado, así como el bajo nivel ideológico de los cuadros del Partido por lo que la tendencia a que una persona en particular tenga un poder extraordinario puede aparecer fácilmente. Es una tarea permanente del Partido el luchar contra el culto de la personalidad en cualquier forma que se muestre e implementar la colegialidad como una estrella que guía al Partido.



Nuestro Partido del Trabajo ha tomado medidas para elevar el papel de liderazgo del Partido en toda la vida del país y fortalecer aún más sus lazos con el pueblo durante sus 15 años de vida, y al mismo tiempo permanecer fiel al marxismo-leninismo, conociendo profundamente las condiciones para el desarrollo de nuestra sociedad, así como los deseos e intereses de nuestro pueblo, el Partido está estrechamente vinculado con las masas, a las que ha dirigido en la Guerra de Liberación Nacional y en la lucha por la victoria del socialismo. La aplicación de los principios leninistas en el trabajo del Partido, la observancia de los Estatutos que serán aprobados por el Tercer Congreso del PTA, la dirección colegiada del Comité Central, cuya experiencia garantiza el correcto desarrollo de su línea y la correcta toma de decisiones, así como la crítica y la autocrítica, son todas las medidas necesarias para establecer el papel dirigente del Partido y fortalecer sus vínculos con las masas.



Debemos eliminar todo lo que debilita la democracia en el Partido y que afecta a los derechos de sus miembros, que a su vez genera miedo a criticar y a expresar abiertamente las opiniones. Ahora, durante las elecciones, en algunas organizaciones del Partido se ha observado que algunos amigos que tienen responsabilidades en empresas o departamentos y que no han recibido criticas, no han recibido votos de muchos comunistas. Eso Hace pensar que los que están en estas organizaciones son reacios a ser criticados de forma abierta, temiendo que la crítica tenga consecuencias para el miembro del Partido. Quizás en este sector hay casos similares, y alguien ha sufrido cuando ha sido criticado abiertamente. El Comité Central del Partido ha examinado y examinará con cuidado cada uno de estos casos nada gratos. Pero es importante que cada miembro del Partido entienda que no podemos tener miedo; Es necesario que cada miembro del partido exprese su opinión en el Partido y critique duramente las deficiencias y también a aquellos que son responsables de estas deficiencias. El Comité Central se dio cuenta de que algunas organizaciones de base y comités de distritos y regiones no examinan en ningún momento los asuntos comunistas con pasión. Nuestro Partido debe condenar enérgicamente a todos aquellos que, bajo el disfraz de la crítica, calumnian y denigran a la gente honesta dedicada al Partido y al pueblo. La violación de los principios leninistas del Partido y el establecimiento de métodos autoritarios en el Partido lleva a la muerte de la iniciativa comunista y de las organizaciones del Partido, al poner a algunos líderes por encima del Partido debilita el papel principal del Partido en las masas.



Hay que decir que algunas personas de la empresa, aldeas o departamentos, que están intentando de formas diferentes escapar al control del Partido y que están alcanzando este objetivo, cometen una injusticia contra los obreros, campesinos y otros trabajadores, ya que son más arbitrarios y tienen la capacidad de hacer acusaciones falsas contra aquellos a quienes no les gusta, por lo tanto crean un clima de temor entre las masas que evita las más amplia participación de éstas en la vida del país. A menudo sucede que este tipo de acciones, que no tienen nada en común con la línea del Partido, que lo dañan, están enmascaradas bajo el pretexto de la lucha de clases y tales errores como llamar kulak incluso a un campesino medio que se le privaba de los sellos del Frente, llamándolo enemigo, etc. Es evidente que tales acciones no tiene nada que ver con la lucha de clases, por el contrario, su arbitrariedad va en contra de los derechos de los ciudadanos.



Respecto a la lucha de clases, por supuesto, no se nos permite debilitar la vigilancia. Pero no lo haremos severamente, así que no vamos a estimularla artificialmente. El Comité Central del Partido, especialmente últimamente en las conferencias del distrito, explicó que el agravamiento de la lucha de clases en el momento de la construcción del socialismo no es correcto. La vida demuestra día a día, que las fuerzas del socialismo están aumentando mientras la base económica y la influencia política de las clases derrocadas son debilitadas, a la vez que son incapaces de desarrollar su lucha hacia formas más graves. Esto, por supuesto, no significa en absoluto que la lucha de clases se extinguirá y las clases derrocadas voluntariamente van a renunciar a su lucha contra el socialismo, en cuanto al socialismo se fortalece, más se debilitan. Sin lugar a dudas, cambian las formas de la guerra, pero esta guerra no es ahora tan feroz como en la primeros años después de la liberación. Cuando las clases derrocadas tuvieron una mejor base económica, todavía tenían influencia política y tenían toda la ayuda de la reacción externa. La verdad es que durante el proceso de desarrollo de esta guerra, nuestro país también cometió errores que incluyeron liquidar económicamente a un número de Kulaks en aldeas. Algunos han resultado con penas de prisión con cargos exagerados, especialmente en el período que Primer Congreso de nuestro Partido, en noviembre de 1948. Cuando el Partido condenó los intentos de poner la Seguridad del Estado por encima del Partido, establecer los métodos policiales en el Partido y violar los derechos de los ciudadanos cometiendo arbitrariedades, persecución y castigo sin razón. Está claro que, a pesar del cambio que se hizo, esta cuestión no fue totalmente resuelta y sigue sin resolverse a este respecto. La Seguridad acabó bajo el control del partido, pero en este aspecto el Partido debe ser más activo educando a los trabajadores del sector. La democracia fue restaurada en el Partido, pero todavía debe reforzarse porque en muchos casos ha sido violada y, sobre todo, todavía hay arbitrariedad contra algunos ciudadanos que anteriormente no tuvieron una mejor actitud hacia la guerra popular. El Comité Central del Partido ha tomado medidas y todo el Partido debe luchar para erradicar las injusticia que se han cometido y podrían cometerse porque socavan al Partido, no sólo porque es inhumano y promueve artificialmente la lucha de clases, sino también porque niega la oportunidad de reflexionar y vincularse con el poder, así como puede ejercer malas influencias en algunas personas vacilantes, que comprometerá su participación en todos los asuntos como el Partido demanda. Es un hecho que las actitudes injustas, las actitudes sectarias en el Frente Democrático, son desenmascaramientos inapropiados que han recibido algunas personas y que no siempre entienden las masas. Debemos liquidar todo esto tan pronto como sea posible y avanzar hacia una mayor democratización de nuestras vidas, de nuestra democracia popular.



Una mayor democratización de la vida en nuestro país es una tarea que el Partido levanta con fuerza. El poder popular ha proporcionado una amplia democracia por las masas. De hecho, nuestro país ofrece una amplia participación de las masas en el gobierno del Estado, que se logra con los derechos del ciudadano proporcionados por la Constitución de la República, así como su protección por miles de personas que participan en las instituciones electas del poder, etc. El poder popular crea todas las condiciones para el desarrollo de la democracia para las masas de los trabajadores. Para nuestros trabajadores nuestra democracia es completa porque el poder popular es el Poder de las masas obreras. Nuestro poder popular ejerce las funciones de la dictadura del Proletariado contra aquellos que resisten y quieren deshacer las victorias que el Pueblo logró gracias a la lucha de sus trabajadores bajo la dirección del Partido, para la liberación de el país y la construcción del socialismo. El Partido condena y condenará cada vez todas las acciones que violen nuestra democracia. Las tradiciones de la democracia, aunque formales, no existían en nuestro país porque los regímenes opresores del pasado no han permitido tal cosa, mucho menos para el pueblo, pero durante los años posteriores a la Liberación, el Partido ha desarrollado una gran labor para elevar el nivel de conciencia de las masas y hacer posible que participen ampliamente en el poder, liderando el destino del país. El Partido tiene el deber de eliminar todos los obstáculos para el desarrollo de los trabajadores, debe luchar contra las violaciones de las leyes, contra las acciones ilegales de algunas personas con poder, así como contra los favores y privilegios.



De gran importancia para el Partido y nuestro país son las decisiones del Vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética porque en general ayudan a elevar la actividad de las masas a un nivel más alto. El período de la construcción del socialismo que nuestro país está pasando ahora, que es el período del crecimiento total de la economía; la cultura popular, tal como se predice por las directrices del segundo plan quinquenal; de las grandes transformaciones socialistas en el campo y en la vida general del país, ha requerido una amplia participación de las masas que elevan su conciencia y su actividad en todos los campos de la vida que es vital. Aprendemos del marxismo-leninismo que en los períodos revolucionarios aumenta en gran medida el papel de las masas. V.I. Lenin escribió que "Como en ningún otro momento las masas del pueblo son capaces de actuar como un creador activo de un nuevo orden social, como en el tiempo de la revolución. En estos tiempos el pueblo puede hacer maravillas ..." Por otra parte, para los profundos cambios que se desean realizar, es necesaria la más amplia participación de las masas en la implementación de estos cambios.



Si echamos un vistazo al período de la Guerra de Liberación Nacional de nuestro pueblo, veremos que como nunca antes, durante este período surgió la actividad de las grandes masas del pueblo y surgió la conciencia política de las masas que bajo la dirección del Partido participaron ampliamente en la Guerra Revolucionaria de Liberación del país, al establecimiento del poder popular y a la construcción del socialismo.



Si miramos hoy este tema, en la lucha por la construcción del socialismo, la característica distintiva es el aumento general de conciencia y actividad política de las grandes masas del pueblo para el desarrollo de la economía y de la cultura, para todas las transformaciones que están sucediendo en nuestro país. Está claro que sin La participación de las grandes masas, nuestra economía y la cultura popular no habrían alcanzado el punto en que se encuentran actualmente. La experiencia histórica de la Unión Soviética y la democracia popular demuestra que el socialismo aumenta la actividad de las masas porque los trabajadores disfrutan de plena libertad y toman todos los frutos de su trabajo, y por lo tanto, hay más iniciativa, aumentan las capacidades creativas de las masas, maravillosos talentos emergen y las energías inagotables se encuentran donde fueron previamente aplastadas. A través de todos esto, entendemos que surge una gran tarea para el Partido, la eliminación de todo lo que impide el aumento de la actividad de las masas, a través de la expansión de su labor educativa con el fin de sensibilizar sobre las medidas y aumentar su actividad.



Nos encontramos ante el Tercer Congreso del Partido del Trabajo de Albania, donde también se aprobarán las directivas del segundo plan quinquenal. El proyecto de directrices prevé que en 1960 la producción industrial crecerá un 91 por ciento en comparación con 1955, que produciremos la totalidad del pan del país, que los salarios reales de los trabajadores aumentarán el 23 por ciento y los ingresos de los campesinos crecerán alrededor del 38 por ciento. Estas son grandes tareas, cuya realización debería aumentar aún más la actividad de las masas. Está claro que sin una participación más amplia de las masas estas tareas no se pueden llevar a cabo con éxito. Por lo tanto, las decisiones del Vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética nos dan una gran ayuda para tomar las medidas necesarias para aumentar a un nivel más alto la actividad creadora del pueblo. Dado que estamos cerca del Tercer Congreso del Partido, el Comité Central está trabajando específicamente sobre cuestiones muy importantes que se someterán al Congreso. Las amplias discusiones que vamos a realizar el Partido y las masas en relación con el proyecto del Estatuto y el proyecto de directrices del Tercer Congreso para el segundo Plan quinquenal, brindarán una gran ayuda al Tercer Congreso del Partido para tomar decisiones justas para avanzar más en nuestro país en el camino de la victoria del socialismo.

*Traducido del inglés por mar armado de masas.




Documento en inglés traducido del albanés:















martes, 28 de marzo de 2017

ALBANIA (I)





 

CAMPAÑA CONTRA EL NUEVO Y VIEJO REVISIONISMO

Comenzamos este bloque dedicado al Partido del Trabajo de Albania (PTA), 1956/1976, desde el XX Congreso del PCUS a la restauración del capitalismo en la República Popular China.

El XX Congreso y sus resoluciones, que el PCUS trató de imponer como Línea General del Movimiento Comunista Internacional (MCI), crearon una gran zozobra dentro del MCI. Dentro del propio PCUS se dio una dura lucha antagónica entre la línea roja y la línea burguesa, como muestran los siguientes datos: durante el XX  Congreso (1956) el 70% de los miembros del CC anterior del PCUS fueron depuestos, en el XXII Congreso (1961), el 50% de los miembros del CC fueron depuestos. Antes del XXII Congreso lo fueron el 45% de los miembros de las Repúblicas Federales y el 40% de los miembros de los Comités de Distrito y Locales. En 1963 son depurados más del 50% de los militantes de los Comités del Partido de las Repúblicas Federadas y de los Comités del partido de las regiones. Sólo así se pudo imponer en la URSS la burguesía y restaurar el capitalismo en la URSS.

En todo el campo comunista las posiciones derechistas se desbordaron, casos particulares por su gravedad fueron Hungría y Polonia, pero no los únicos, en la República Popular China como ya hemos visto ocurre lo mismo, y no es el “fracaso” del Gran salto Adelante el motivo de esta ofensiva burguesa en la República Popular China sino los avances del socialismo, de la dictadura del proletariado, y el XX Congreso del PCUS como factor externo. En concreto, si en 1956 Chu En-lai pensaba que China socialista todavía debería recurrir durante muchos años a la ayuda soviética para impulsar su economía: “Es difícil imaginar que podamos encerrarnos en nuestro territorio y prescindir de cualquier ayuda”, opinión fundada en el atraso técnico y científico en un país agrario como la República Popular China; en 1960 China comenzaba a desarrollar su economía con sus propios medios bloqueada económicamente por el imperialismo yanqui y el revisionismo soviético. La industria china que en 1959 dependía de la financiación soviética y de los técnicos rusos en pocos años era independiente de cualquier financiación exterior y los ingenieros y técnicos rusos eran sustituidos por ingenieros y técnicos chinos. En definitiva,  tras el Gran Salto Adelante China no sólo se desarrollaba económicamente y con paso firme sino que la clase obrera dirigida por su Partido era capaz de gobernar su propia economía sin ninguna ayuda externa; no era el “fracaso” del Gran Salto el motivo de esta ofensiva derechista dentro del PCCh.

¿Cuál fue la posición del PTA en la lucha contra el revisionismo soviético?:

Hasta el año 1959 el titoismo fue el blanco de las críticas del PTA. Dentro del Partido se desarrolla una dura lucha de dos líneas hasta el aplastamiento de los titoistas encabezados por Tuk Jakova y Bedri Spahiu.

En cuanto a la cabeza principal del revisionismo, las relaciones con Jruschov y los revisionistas soviéticos son de colaboración hasta mediados de 1959 y de crítica abierta a partir de 1960:

El Partido del Trabajo de Albania se encontraba ante un gran dilema. No estaba, como por lo demás no estará jamás, convencido de la razón por la que se condenó al camarada Stalin de la manera y en la forma como lo hizo el camarada Jruschov. Si, en general, nuestro Partido adoptó las formulaciones del XX Congreso  (+) sobre esta cuestión, no se ajustó estrictamente a las limitaciones fijadas por él, ni cedió frente a los chantajes e intimidaciones que se le hacían desde el exterior.”

(Enver Hoxha. Albania Frente a los Revisionistas Jruschovitas: 1960. Casa Editora “8 Nentori”. Tirana.1977)

Es más, en junio de 1959 Nikita Jruschov es nombrado “Ciudadano de Honor” de Tirana. En la capital Albanesa celebra un mitin junto a Hoxha ante más de cien mil personas que le aplauden y vitorean con júbilo.

En 1960, en la Reunión de Bucarest, la delegación del PTA plantea que “ las divergencias
entre el Partido Comunista de la Unión Soviética y el Partido Comunista de China no podían ser juzgadas únicamente en base a los materiales presentados por una sola parte. Para juzgarlas era indispensable escuchar también las palabras de los camaradas chinos.”

En la posterior Segunda Conferencia de Moscú (1960) la delegación del PTA encabezada por Hoxha abiertamente toma posición en contra las tesis y posiciones del PCUS y defiende al Partido Comunista Chino de todos los ataques del revisionismo ruso.

En 1961 el PTA comienza el combate al revisionismo ruso dentro del movimiento sindical internacional:

Desde el V Congreso de la FSM (1) en 1961, la delegación de la UPA (2) se opuso a los puntos de vista revisionistas sobre buen número de cuestiones fundamentales. Ha rechazado la variante revisionista que preconizaba sustituir la lucha contra el imperialismo por la lucha económica contra los monopolios. Denunciamos la política agresiva del imperialismo americano como un peligro para la clase obrera y el movimiento sindical, el presidente de la delegación de las UPA declaró: `Nuestra delegación está de acuerdo en que el peligro  que (el imperialismo americano) representa para los trabajadores y  los pueblos, para la paz en el mundo, puede ser mediada y la paz salvaguardada, pero sólo a condición de denunciar sin miramientos su carácter agresivo y su demagogia, sus intrigas y toda la política de opresión y explotación...”
(Filip Kota. Dos líneas opuestas en el movimiento sindical mundial. Emiliano Escolar. Madrid. 1977)

Las UPA han llevado una lucha intransigente, ajustándose a los principios sólo para las cuestiones de principios sólo para cuestiones que tenían carácter de principios; no hay ni puede haber una vía “intermedia” y no se pueden superar las contradicciones velándolas sino descubriéndolas y combatiéndolas.

En todas las reuniones sindicales internacionales, en todas las de la FSM y de las Uniones Internacionales de los Sindicatos (UIS), los representantes de la clase obrera de Albania y China, al igual que las demás fuerzas sindicales de clase, han luchado consecuentemente para que todos los documentos, todas las decisiones y resoluciones reflejaran el espíritu de clase y antiimprialista que sirven directamente a la lucha del proletariado. Han participado activamente en la discusión de los problemas fundamentales en las diferentes reuniones de los órganos de la FSM y de los UIS, oponiéndose a los objetivos oportunistas de los dirigentes revisionistas de la FSM adelantando propuestas concretas y constructivas.

(...)

Estas propuestas concretas se han tropezado con la resistencia de los revisionistas modernos, guiados por los revisionistas soviéticos, quienes de diversas maneras, unas veces por la presión o la coacción, otras por la demagogia, se han esforzado – no siempre con éxito – de sustituirlas o desviarlas.
En estas reuniones la lucha entre estas dos líneas opuestas fue encarnizada. Se centró sobre las cuestiones fundamentales del movimiento obrero y sindical, problemas de la guerra y la paz, coexistencia pacífica, lucha de liberación nacional, formas de lucha y objetivos de los trabajadores en los países capitalistas sobre la unidad del movimiento sindical mundial, etc.”
(Ibid.)


(1) Federación Sindical Mundial.
(2) Uniones Profesionales de Albania.
+ El subrayado es nuestro.


Bibliografía:

Enver Hoxha. Albania Frente a los Revisionistas Jruschovitas: 1960. Casa Editora “8 Nentori”. Tirana.1977

Filip Kota. Dos líneas opuestas en el movimiento sindical mundial. Emiliano Escolar. Madrid. 1977

Heriberto García Díaz-Iñaki Iparralze. Informe Sobre el Social-Imperialismo Soviético. Ed. Emiliano Escolar. Madrid. 1977

Jan Deleyne. La Economía China. Ed. Planeta. Barcelona. 1972


Hoy presentamos, entre otros, los documentos del PTA en el combate al revisionismo soviético.

Documentos:





lunes, 13 de marzo de 2017

GRAN SALTO ADELANTE


CAMPAÑA CONTRA EL VIEJO Y EL NUEVO REVISIONISMO


«Hay una clase de teoría que sostiene que en la sociedad humana sólo existen contradicciones entre nosotros y nuestros enemigos, pero no contradicciones en el seno del pueblo; que en la sociedad socialista, entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas, entre la superestructura y la base económica, existe sólo el aspecto de conformidad mutua y no el aspecto de contradicción; que, en la construcción del socialismo debemos confiar sólo en la técnica y no en las masas; que no hay necesidad de desarrollar el sistema socialista, sino sólo de consolidarlo, e incluso si éste debe ser desarrollado y marchar adelante hacia el comunismo, no es necesario emprender una lucha ni pasar por un salto cualitativo; de este modo el proceso de la revolución ininterrumpida de la sociedad humana llega hasta este punto y no más lejos. Esto, en términos de pensamiento filosófico, es una concepción metafísica y no una concepción dialéctica»
(¡Unidos por la Bandera Revolucionaria de Lenin! Informe rendido en la reunión conmemorativa del 90 aniversario del nacimiento de Lenin, convocada por CC del PCCh, 22 de abril de 1960, Pekín)


«La contradicción es universal, absoluta; existe en los procesos de desarrollo de todas las cosas y recorre cada proceso del comienzo hasta el fin»
(Presidente Mao Tsetung. Sobre la Contradicción. 1937)


Tras el XX Congreso del PCUS se hizo evidente que las afirmaciones del camarada Stalin sobre la imposibilidad de la restauración del capitalismo en la URSS mostraban falta de comprensión plena sobre las contradicciones de clase existentes en la sociedad socialista que además relajaron la vigilancia de la clase obrera y su dictadura sobre la burguesía:
En 1929 Stalin escribía:
                                   «Se hunde y se hace añicos la última esperanza de los capitalistas de todos los países, que sueñan con restaurar en la U.R.S.S., el capitalismo: `el sacrosanto principio de la propiedad privada´. Los campesinos, quienes ellos consideran como el material que abona el terreno para el capitalismo, abandonan en masa la tan ensalzada bandera de la `propiedad privada´ y pasas a los cauces del colectivismo, del socialismo. Se hunden las esperanzas de la restauración del capitalismo.»
Diez años más tarde en la Historia del Partido Comunista (Bolchevique) de la U.R.S.S., sobre la situación de la lucha de clases se dice:
«En 1936, la U.R.S.S. presentaba ya un panorama distinto. La Economía de la U.R.S.S. había cambiado radicalmente. Por esta época, habían sido totalmente liquidados los elementos capitalistas, y el sistema socialista había triunfado en todas las ramas de la Economía nacional. La potente industria socialista rebasaba en siete veces la producción de antes de la guerra y había desalojado completamente la industria privada. En la agricultura, había triunfado, con los koljoses y los sovjoses, la producción socialista mayor del mundo, una producción mecanizada y equipada con arreglo a la nueva técnica. Los kulaks habían sido totalmente liquidados como clase, y el sector individual no desempeña ya ningún papel importante en la Economía del país. Toda la circulación de mercancías estaba concentrada en manos del Estado y de las cooperativas. La explotación del hombre por el hombre había sido destruida para siempre.»
«Quedaban solamente algunos vestigios insignificantes de las clases explotadoras suprimidas, cuya total liquidación era cuestión de poco tiempo.» 
 
Tras el XX Congreso del PCUS y la restauración del capitalismo en la URSS, la experiencia de la Yugoslavia revisionista de Tito y los acontecimientos de Hungría, unido a la propia experiencia de los intentos de restauración del capitalismo en la República popular China, la línea roja dirigida por el Presidente Mao Tsetung pone atención especial sobre la existencia de contradicciones antagónicas (proletariado-burguesía) y no antagónicas (en el seno del pueblo) en la sociedad socialista y la cuestión de cómo resolver estas contradicciones para evitar la restauración del capitalismo.
En una entrevista realizada por Álvarez del Vayo a Chou En-lai en 1958, el dirigente chino explica con estas palabras el peso puesto en la cuestión de la existencia de contradicciones en la sociedad socialista por la línea roja del Presidente Mao Tsetung, frente a las posiciones que ponían el acento en la unidad y armonía dentro de la sociedad socialista:
«Lo primero que hay que tener presente es que si nuestra experiencia en el pasado de la lucha revolucionaria era grande, nos faltaba experiencia en cuanto a la construcción. Ha habido que construir, y que aprender a construir al mismo tiempo. La revolución triunfó, y vino la segunda gran cuestión: proceder a las transformaciones socialistas por métodos pacíficos. Transformar quinientos millones de chinos en el campo en cooperativas; convertir a los que trabajan en artesanía en cooperativas artesanos; transformar a la industria incorporando a su desarrollo fuerzas nacionales de ayer en empresas mixtas donde el capital particular se combina con el capital del Estado, de manera que la propiedad privada se convierta en propiedad de todo el pueblo; todo ello significa en una palabra, que la sociedad china ha pasado por un cambio fundamental. En este proceso han hecho su aparición contradicciones de distinto tipo. Las contradicciones se dan no sólo en la sociedad de clase, sino también en la sociedad socialista, y existirán también en la sociedad comunista de mañana. La cuestión está en descubrirlas, enfrentarse con ellas y resolverlas. En eso estamos hoy.»
Las nuevas contradicciones que surgen con la construcción de la sociedad socialista, de las que habla Chou En-lai, comenzaron el mismo día de la proclamación de la República Popular China. En 1953 esta lucha entre los dos caminos: el camino del pueblo y el de la restauración capitalista es evidente dentro del Partido Comunista Chino y la lucha abierta entre la línea roja del Presidente Mao Tsetung y el oportunismo de derechas de Liu Sao-chi y Teng se hace más aguda. En 1951 Liu afirmaba que "es imposible construir el socialismo con lo que existe". En 1952, Yang Hsien-chen inventó su teoría de la «síntesis de la base económica» que proponía la combinación de la economía socialista con la economía capitalista en apoyo a las posiciones de Liu Shao-chi. El 26 de marzo de 1953 se publicaba en Renmin Ribao, un documento donde se negaba el alcance del Movimiento de Ayuda Mutua y Cooperación Agrícola, que se sumaba a la campaña de la derecha de tachar este movimiento de masas dirigido por el Partido Comunista como “aventurerismo de izquierda”. Anteriormente, Liu Shao-Chi levantó el programa contrarrevolucionario de “consolidación del sistema de nueva democracia”. El Presidente Mao Tsetung criticó, combatió y aplastó este programa de restauración del capitalismo: “la idea de instaurar el orden social de la nueva democracia no corresponde con la situación real de la lucha y obstaculiza el desarrollo de la causa socialista” (1953). “Luego del triunfo de la revolución democrática, algunos permanecen ideológicamente en esta etapa. No comprenden el cambio fundamental que se opera en la naturaleza de la revolución y persisten en `su nueva democracia´ en vez de emprender la transformación socialista” (1953). Vemos como para la derecha, como en la actualidad, nunca hay «condiciones» para la revolución.
Sólo tras la muerte del Presidente Mao Tsetung y el golpe de Estado contrarrevolucionario Teng pudo llevar sus «cuatro modernizaciones» adelante, el camino de la burguesía burocrática china, una vez en el Poder, no era nada nuevo.
En 1964 el economista Evsei Liberman, una rata revisionista soviética, sintetiza y divulga en varios artículos publicados en la prensa rusa aspectos del programa de restauración capitalista en la URSS, defendiendo el papel regulador del mercado en una economía «socialista» junto con el papel de la rentabilidad económica de las empresas y el estímulo material como palancas de la economía:
                                   «Está en curso un experimento muy importante en la industria de la confección. Desde julio de 1964 los complejos Bolcheviska de Moscú y Maiak de Gorki elaboran automaticamente sus planes basándose en las condiciones de los almacenes relacionados con ellos. El trabajo se valora, ante todo, por la forma en que los consumidores adquieren los productos y con un índice cualitativo único: el de la rentabilidad. Los incentivos para los trabajadores de estas empresas se basan también en las ganancias y llegan hasta el 50% de los salarios. El volumen de las primas y las persona que tienen derecho a percibirlas se dejan a la discreción de la misma empresa».
                                   «Estas condiciones han sido creadas por la ciencia económica soviética por el XX Congreso del Partido Comunista de la URSS.»
                                    «Con este sistema, las empresas no tendrán necesidad de recibir índices cualitativos desde arriba, del Gosplan o del Consejo de Economía Nacional. Al ser estimulada a buscar un alta rentabilidad, la misma empresa encontrará en sus planes la mejor combinación entre los índices cuantitativos y cualitativos.»

En concreto, las «reformas» refuerzan el poder de los gerentes y directivos dentro de las empresas y la autonomía de éstas, a nivel estatal aseguran el Poder de unos pocos, la burguesía burocrática, sobre la riqueza que crea la clase obrera y sobre la fuerza de trabajo. Durante el XXII Congreso del PCUS Jruschov lanza la siguiente directiva: «Hemos de potenciar el papel del beneficio, de la rentabilidad. Para conseguir un mejor cumplimiento de los planes tenemos que dar a la empresa mayores posibilidades de disponer del beneficio para estimular el trabajo de su colectivo y aumentar la producción». La «economía», que es presentada por el revisionismo como un asunto técnico y «científico» en manos de unos pocos que «conocen» las «leyes objetivas» del desarrollo económico, tiene como una de sus metas la justificación del sometimiento de la clase obrera a la burguesía:
«La dirección planificada de arriba abajo debe orientarse a desarrollar rápidamente e introducir la nueva maquinaria. En todos los sectores de la economía nacional hay que perfeccionar y observar rigurosamente normas científicamente fundamentadas, de utilización de los medios de producción»
(Programa del Partido Comunista de la Unión Soviética. Aprobado por el XXII Congreso del PCUS. Ediciones en lenguas Extranjeras.1961)
«La automatización y la mecanización múltiples son la base material de la transformación paulatina del trabajo socialista en trabajo comunista»
(Ibid.)
«El crecimiento de la efectividad de la producción industrial en las condiciones actuales depende de una serie de factores entre los cuales se nombran habitualmente los siguientes: (...) En resumen todos los factores se reducen a tres pilares en los cuales descansa la intensificación: la técnica, la ciencia y la organización»
(G.Vólkov. El Hombre y la Revolución Científico-Técnica.Editorial Progreso. Moscú. 1975)

La línea roja dirigida por el Presidente Mao Tsetung defendió y aplicó que los cuadros deben ser primero rojos y después expertos, dejando claro que lo importante es la meta y que en el socialismo la «economía» está al servicio de la meta, el comunismo y no al revés. El Presidente Mao Tsetung defendió de forma cabal y demostró en la práctica que la principal fuerza productiva es la clase obrera dirigida por su Partido, todos los revisionistas han tachado esto de subjetivismo. Para los seguidores de la vía capitalista la «economía» es un asunto de «expertos», y por tanto las masas y la política tienen que estar fuera de la economía, y por extensión de todas las ciencias. En definitiva, la construcción del socialismo dependería del manejo de esta «ciencia» por unos pocos «expertos» y el sometimiento de la clase obrera a la técnica y a una construcción «racional» y «científica» de la economía.
Esto nos remite al debate y lucha de dos líneas que sobre los problemas económicos en el socialismo se dio en la URSS entre la línea roja, con el camarada Stalin a la cabeza, y la derecha dentro del PCUS en los años 50:
«El camarada Yaroshenko piensa que basta con alcanzar una `organización racional de las fuerzas productivas´ para que el paso del socialismo al comunismo transcurra sin grandes dificultades. Considera que eso basta y sobra para la transición al comunismo. Declara sin más ni más que `la lucha fundamental por la construcción de la sociedad comunista se reduce, en el socialismo, a la lucha por organizar con acierto las fuerzas productivas y por usarlas racionalmente en la producción social´ (Véase el discurso en el Pleno). El camarada Yaroshenko proclama solemnemente que: `El comunismo es la organización científica superior de las fuerzas productivas en la producción social´.
Resulta, a lo que se ve, que toda la esencia del régimen comunista está comprendida en la `organización racional de las fuerzas productivas´.
(...)
Tal es el punto de vista del camarada Yaroshenko.¿Qué puede decirse de este punto de vista? No es cierto (...)»
«El camarada Yaroshenko no comprende que no se puede obtener una abundancia de productos que permita cubrir todas las necesidades de la sociedad ni pasar a la fórmula `a cada cual según sus necesidades´, mientras subsistan fenómenos económicos como la propiedad de determinados grupos, de los Koljoes, la circulación mercantil y otros»
                         (J. Stalin. 1952)
                                     «El error fundamental de los camaradas Sánina y Vénzher consiste en que no comprenden el papel y el significado de la circulación mercantil en el socialismo, no comprenden que es incompatible con la perspectiva del paso del socialismo al comunismo. Piensan, que por lo visto, que la circulación mercantil no es óbice para pasar del socialismo al comunismo, que la circulación mercantil no puede impedir esta transición, este es un profundo error nacido de la incomprensión del marxismo»
                                      (J. Stalin. 1952)
Aunque Stalin combatió las posiciones de los seguidores de la vía capitalista dentro del Partido y sus «soluciones» técnicas, la práctica del PCUS bajo la dirección del camarada Stalin fue muy diferente al camino del PCCh dirigido por el Presidente Mao Tsetung. Mientras que para Stalin las relaciones de producción (1) (que son la clave, el punto de partida como afirma Marx, y no la técnica) se transformarían mediante las medidas administrativas tomadas por los «organismos dirigentes», el Presidente Mao Tsetung puso en primer plano la lucha de clases y la «línea de masas». Veamos lo que plantea Stalin:
«La misión de los organismos dirigentes consiste en advertir oportunamente las contradicciones cuando están gestándose y tomar a tiempo las medidas necesarias para eliminarlas mediante la adaptación de las relaciones de producción al incremento de las fuerzas productivas. Esto se refiere, ante todo, a fenómenos económicos como la propiedad de determinados grupos, de los koljoes, y la circulación mercantil.»
(J. Stalin. 1952)


Pero la lucha de dos líneas de los años cincuenta dentro del PCUS sobre la cuestión económica no fue algo excepcional. A finales de los años 20 dentro de la Administración Científico-Técnica, dependiente del Consejo Supremo de Economía Nacional (VSNKn), se desarrolló la posición de «el futuro pertenece a los ingenieros-administradores y a los administradores-ingenieros». Bujarin que perteneció al VSNKn también defendió repetidamente esta consigna. Otro contrarrevolucionario que también anteriormente ya tomó posición por esta tesis es Trotsky: «el marxismo considera el desarrollo de la técnica como el resorte principal del progreso y construye el programa comunista sobre la dinámica de las fuerzas productivas».
La crítica de Teng al Gran Salto Adelante y al Presidente Mao Tsetung, que coincide palabra a palabra, sílaba a sílaba, letra a letra, con la de Hoxha y la del viejo y nuevo revisionismo, es la siguiente:
«Los errores comenzaron a ocurrir en los últimos años de los cincuenta, el Gran Salto Adelante, por ejemplo. Pero eso no fue culpa exclusiva del Presidente Mao tampoco. La gente alrededor de él se dejó llevar también. Hemos actuado en contravención directa de las leyes objetivas, tratando de impulsar la economía. Como nuestros deseos subjetivos iban en contra de las leyes objetivas, las pérdidas eran inevitables. Sin embargo, es el presidente Mao, quien debe ser considerado el principal responsable del Gran Salto Adelante»
Pero no se trata de negar las leyes de la economía, sino de que en el socialismo persisten los dos caminos y que los comunistas desarrollamos y construimos la economía en función de una meta: el comunismo. Mientras que la derecha propuso, y ha aplicado cuando ha tomado el Poder, dentro de su programa contrarrevolucionario de restauración del capitalismo, los logros de la ciencia-técnica y una férrea disciplina para la clase obrera como motor del «socialismo», el Presidente Mao Tsetung defendió y aplicó poner la política al mando. Lo importante es la meta, luego se pueden cometer errores, y habrá necesidad de desarrollar campañas de rectificación, pero siempre en función de nuestra meta: el comunismo.
Esta lucha entre los dos caminos es una lucha por el Poder, lo fundamental del maoísmo, una lucha entre la profundización de la dictadura del proletariado o la restauración del capitalismo. El Presidente Mao Tsetung señala con claridad el papel fundamental de las masas (2) en la construcción del socialismo en combate a los revisionistas viejos y nuevos y a sus «leyes objetivas»:

“La agricultura en china debe ser mecanizada, pero no de forma dogmática.
El problema más importante consiste en saber cómo seguir la línea de masas y no apartarse de éstas al introducir la mecanización de la agricultura. No se pueden frenar los conocimientos ni avanzar sin una línea de masas. (…) la mecanización agrícola y las masas campesinas deben estar unidas como los dedos de la mano”
(Presidente Mao Tsetung, 1956).
La línea negra de Liu-Teng partía de la posición de que no era posible la colectivización del campo sin tener primero tractores y que por tanto, era imposible pasar a la etapa socialista de la revolución:
«sin máquinas, ninguna granja colectiva puede ser consolidada...sólo podemos administrar granjas colectivas si disponemos de máquinas», «solamente con la nacionalización de la industria podremos podremos ofrecer a los campesinos un gran número de máquinas y sólo entonces será posible proceder a la nacionalización de la tierra y a la colectivización agrícola...
Es imposible construir el socialismo con lo que actualmente existe en el campo.»
                      (Liu Shao-Chi)

Para acabar asegurando, que ni con tractores se podía colectivizar la agricultura:
«El campo chino tiene una mano de obra abundante y gran población. El sistema agrícola es complejo, de modo que la mecanización no puede ser realizada.»
                       (Liu Shao-Chi)

Esto es lo que la derecha llamó «falta de condiciones objetivas» y planteó la necesidad de un periodo intermedio entre la toma del Poder y la revolución socialista, para que supuestamente desarrollando el capitalismo en el campo se crearan las condiciones «objetivas» para la revolución socialista. Lo concreto es que todas las variantes de la tesis revisionista de las «fuerzas productivas» relegan a las masas y a la clase obrera a la obediencia ciega en nombre de la «ciencia» y otorga el papel de sujeto dirigente de la sociedad a una minoría de técnicos y burócratas seguidores de la vía capitalista. El camino que propone Liu, con el desarrollo del mercado privado, la extensión de la propiedad privada, el desarrollo desigual entre campo y ciudad, poniendo el acento en el interés personal, promoviendo el estímulo material, etc., engendra las condiciones materiales para la restauración del capitalismo, la ruina para las masas y el desborde de la ideología burguesa dentro de la sociedad socialista.
El camino seguido en la República Popular China con el Presidente Mao a la cabeza fue otro. Poner en el centro la lucha de clases, la movilización de las masas dirigidas por el Partido Comunista como el principal factor de producción, por tanto, transformar las relaciones de producción mediante la lucha de clases, demostrando en la práctica que éste es el único camino para liberar las fuerzas productivas rumbo al comunismo.
El Gran Salto Adelante, que se corresponde con el Segundo Plan Quinquenal, es por tanto un paso más en la profundización de la dictadura del proletariado, aplastando la tesis de la etapa intermedia. Sobre unas condiciones materiales objetivas dadas por el cumplimiento de los objetivos del Primer Plan Quinquenal, el Partido Comunista Chino dirigido por el Presidente Mao Tsetung, puso énfasis en la «línea de masas» para desarrollar la economía y cumplir con los objetivos de este Segundo Plan Quinquenal, criticando en la práctica la vía capitalista de los revisionistas soviéticos:
«En la página 563, (del Manual de Economía Política de la Unión Soviética. 1960), se dice... `es necesario tener tractores antes de pasar a la cooperativización´. (...)
No es posible un desarrollo grande de las fuerzas productivas de la sociedad si no ha habido antes una transformación de las relaciones de producción. Se trata de una ley universal. En algunos países de Europa del Este la cooperativización agrícola progresa muy lentamente. No se puede considerar terminada en el momento actual. La razón principal no es que estos países carezcan de tractores, (...) sino que la reforma agraria se realiza en estos países de arriba abajo y con espíritu de concesión. (...) Además, después de haber implantado la reforma agraria, estos países no golpearon el hierro mientras estaba caliente; de esta forma la reforma ha sido frenada durante cinco o seis años por lo menos. En China pasó exactamente lo contrario. Aplicamos la línea de masas, movilizamos a los campesinos pobres y a los estratos inferiores de los campesinos medios a fin de desarrollar la lucha de clases, confiscamos la totalidad de las tierras de los propietarios de bienes raíces, distribuimos entre los campesinos las tierras que sobraban a los campesinos ricos, adoptamos el principio de reparto igualitario de tierras para cada habitante (esto supone una revolución muy grande en el campo). Inmediatamente después de la reforma agraria desencadenamos un amplio movimiento de asistencia mutua de cooperativismo, canalizando así continua y progresivamente a los campesinos por el camino del socialismo. Creamos un Partido y un ejército poderoso. Cuando nuestro ejército se dirigió hacia el Sur, llevó consigo equipos enteros de dirigentes destinados a trabajar en todas las provincias, regiones, distritos y comarcas. Una vez llegados a su destino, estos equipos penetraban profundamente en las aldeas, visitaban a los pobres para preguntarles cuáles eran sus sufrimientos, reunían a todos aquellos que tuviesen el origen de clase y organizaban a los elementos activos entre los campesinos pobres y los estratos inferiores de los campesinos medios.»
                          (Presidente Mao Tsetung. 1960)

Este es el camino que sigue la guerra popular en el Perú. Las masas comprenden y encarnan el maoísmo a través de las acciones en medio de la guerra popular. El Partido Comunista las moviliza, y de las masas más avanzadas salen los militantes y cuadros del Partido y los soldados del EPL. Se construye Nuevo Poder, nueva cultura, nueva economía y nueva política, a la vez que se va destruyendo el viejo Estado parte por parte hasta la toma del poder en todo el país, para comenzar, de inmediato, la revolución socialista, y mediante revoluciones culturales llegar al comunismo.
El Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, por tanto, son clave para desenmascarar al falso comunismo y por esto el odio de los revisionistas y sus ataques tanto al Gran Salto como a la Gran Revolución Cultural Proletaria. La cuestión es si el proletariado y las masas dirigidas por su Partido Comunista van a permitir que se desarrollen las viejas ideas, hábitos, costumbres de la burguesía en la nueva sociedad carcomiendo los cimientos del Nuevo Poder, la nueva política, la nueva economía y la nueva cultura, o van a combatirlas para conjurar la restauración capitalista y asegurar la dirección proletaria. La Gran Revolución Cultural Proletaria es por tanto hoy día un punto fundamental para asegurar la dirección proletaria de la revolución y aplastar el falso «maoísmo»:
«Así mismo consideramos que la revolución en Nepal no tenía resuelto la conquista del poder cabal y completa para el proletariado, ni de proseguir la Revolución a través de la Gran Revolución Cultural Proletaria. Esto los llevo a capitular, al cretinismo parlamentario como su par de la LOD acá en el Perú»
(CC del PCP. Diciembre 2015)

En la actualidad el nuevo revisionismo con membrete de maoísta a la vez que realiza sus «homenajes» a la Gran Revolución Cultural Proletaria en pasado, levanta un «maoísmo» respetable para la burguesía, conciliador con el imperialismo y la reacción, niega la lucha de dos líneas, y expresa esta conciliación con la burguesía de la misma forma que Luis Miguel canta al liberalismo y a la conciliación: «soy como quiero ser, a nadie impongo mis ideas y respeto las de cada quien por muy extrañas que sean, por eso soy como quiero ser y amo la libertad de vivir como yo quiera, por eso quiero que sepas que no cambiarás mi senda....» con el sueño vano de conjurar la guerra popular mundial e impedir la dirección proletaria de la revolución, por eso los revisionistas, «nuevos» y «viejos», tratan de aislar al PCP, a la guerra popular en el Perú y niegan la existencia de su Comité Central.


(1) «Relaciones que los hombres establecen en su proceso vital social en la producción de su vida social» (K. Marx)
«Relaciones sociales en las que los hombres producen» (K. Marx.)
«Individuos que producen en sociedad, o sea la producción de los individuos socialmente determinados: este es naturalmente el punto de partida.» (K. Marx. Introducción general a la crítica de la economía política. 1857). Cuadernos de Pasado y Presente. Buenos Aires. 1974)
(2) «De todos los instrumentos de producción, el mayor poder productivo es la misma clase revolucionaria» (C.Marx. Miseria de la Filosofía. Ed. Aguilar. Madrid. 1973. Pag. 244)


Bibliografía:
Alvarez del Vayo, J. Reportaje en China. Ed. Grijalbo. México. 1958
China: antecedentes de la revolución cultural. Tres documentos fundamentales. Ediciones la Larga Marcha. Buenos Aires. 1973
C.Marx. Miseria de la Filosofía. Ed. Aguilar. Madrid. 1973
Deng Xiaoping. Entrevista de la periodista italiana Oriana Fallaci a Deng Xiaoping. 1980

Engelborghs, M. La China Rural. Ed. Fontanella. Barcelona. 1975
Historia del Partido Comunista (Bolchevique) de la U.R.S.S. T.II. Emiliano Escolar. Madrid. 1976
Liberman. Plan y Beneficio en la Economía Soviética. Ariel. Barcelona. 1968
Loren R. Graham. El Fantasma del Ingeniero Ejecutado. Ed. Crítica. Barcelona. 2001
Mao Tsetung. La construcción del socialismo: textos inéditos presentados por Hu Chi-hsi. Ed. Fundamentos. Madrid. 1977
Mao Tsetung. Textos Escogidos. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Pekin. 1976
Mao Tsetung. Obras Escogidas del Presidente Mao Tsetung. T.V. Ed. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Pekin. 1976
Programa del Partido Comunista de la Unión Soviética. Aprobado por el XXII Congreso del PCUS. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Moscú. 1961
Stalin, J. Obras. T.XV. (1934-1952). Ediciones Vanguardia Obrera, S.A. Madrid. 1984
Stalin, J. Obras Escogidas. Casa Editora «8 Nëntori». Tirana. 1981
Tissier, P. China. Transformaciones Rurales y Desarrollo Socialista. Ed. Siglo XXI. Madrid. 1979
Tres importantes luchas en el frente filosófico de China (1949‑1964). Ediciones en Lenguas Extranjeras. Pekín. 1976

Trotsky. La Revolución Traicionada. Ed. Pathfinder. Nueva York. 1992


DOCUMENTOS:


https://docs.google.com/file/d/0B8BcgVoOBmLeZnlRSlZURmpnSjA/edit